Activista gay colombiano agredido por defender a una mujer en París

Activista gay colombiano agredido por defender a una mujer en París

Al salir de un bar en París, Winer Ramírez, no se pudo contener cuando se encontró con una escena de acoso sexual sufrido por una joven. El colombiano salió en si ayuda, pero, resultó él también siendo víctima, resultando apaleado por los acosadores. Winer recibió una brutal agresión homófoba que lo dejó con graves lesiones física y emocionales.

El colombiano relata que iba en compañía de un amigo por la calle Temple en pleno epicentro de la comunidad gay parisina cuando encontraron a la chica rodeada de sus acosadores.

“Una mujer y un hombre de unos 40 años empezaron a acosar verbalmente a una chica de unos 25. La chica los ignoraba, pero ellos no se daban por vencidos, y entonces apareció un tercer hombre, amigo de éstos”.

Ramírez en una entrevista a Efe dijo que la joven intentó refugiarse, pero los acosadores la arrinconaron y comenzaron a manosearla.

“Ella me miró a los ojos pidiéndome auxilio”.

Ramírez dijo que a su mente el único mensaje que le llegó fue el de brindar ayuda. Ante la situación, él intervino y los acosadores contestaron primero con insultos homófobos: “Me llamaron marica, sucio. Me dirigí a la chica y le dije que viniera con nosotros, que iba a estar a salvo”.

Fue entonces cuando uno de los agresores lo agarró y mirándole a los ojos le dijo: “Mírate, eres un hombre, ¿no te da vergüenza ser un marica?”, a la ofensa Winer contestó: “Sí, soy un marica orgulloso de serlo, y no te tengo miedo”.

Ramírez terminó recibiendo una brutal paliza:

“Me tiraron al suelo y me pegaron patadas en el cuello, en la espalda. Podía sentir su rabia”.

Winer dice que pedía ayuda, pero las personas pasaban alrededor percatándose de la paliza dada, y ninguno llamo ni siquiera a la policía.

“Solo un hombre, negro, gritó que me soltaran. Le agradecí por su solidaridad, una solidaridad racial, no de género, porque los gays que pasaron por mi lado no hicieron nada por mí”.

Winer está agradecido con la persona que lo ayudó, y reflexiona sobre lo que pasó esa noche escribiendo en Facebook: “Pensamos que siendo ‘maricas’ rodeados de otros ‘maricas’ esto no nos ocurrirá nunca en un barrio conocido por estar frecuentado por gays”.

Después de lo sucedido Winer dice que seguirá con su trabajo como activista y feminista, porque “La lucha continúa, lucharemos con lo que podamos”.

¿Qué piensas?

Déjanos tu comentario sobre el artículo en la parte de abajo y escríbenos a hola@plazadiversa.com si tienes alguna duda o sugerencia.

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales y a visitar nuestra página principal para ver más contenido.