Coquetéale a ese hombre sin miedo con estos sencillos pasos

Coquetéale a ese hombre sin miedo con estos sencillos pasos

Amigo, esto es lo que debes hacer cuando quieras “echarle el ojo” a ese hombre que tanto te gusta.

Con el avance de la tecnología hoy todo lo tenemos a la palma de la mano haciendo que de esta forma muchos factores del romance, el coqueteo, la interacción, y todo lo involucrado en el inicio de las relaciones (de cualquier tipo) vayan en declive, incluso, ya existen casos donde hay personas que ni siquiera saben que significa esto.

No estamos en contra de las aplicaciones de cita. Incluso, nos encantan porque han sido un medio de liberación para millones de hombres homosexuales que de una u otra forma las usan para el conocimiento de su sexualidad o la liberación de su verdadero yo. En lo que no estamos de acuerdo es en que éstas se conviertan en el único medio para relacionarse.

Por eso hay buscar un balance entre ellas y las relaciones físicas, y para esto hoy te damos unos consejos claves para coquetearle a ese hombre al que le echaste el ojo.

Lo primero que debes hacer es “echarle el ojo” o de forma en que todos entiendan, hacer contacto visual. Estas en un bar, una reunión, en la calle, o donde sea, simplemente míralo a los ojos y si él responde de manera amena entonces mantén la mirada fija. Deja el nervio, siéntete seguro, actúa de forma normal y de vez en cuando retira la mirada y luego regresas a mirarlo fijamente a sus ojos.

Seguimos con una sonrisa pícara. No hay nada más afirmativo que sonreír para responder positivamente. Si sonríes y él calca este gesto puedes tener casi por seguro que allí se está “cocinando algo”. Ojo, debe ser una sonrisa sutil y no una de oreja a oreja.

Paso siguiente: Dar un cumplido. Se trata de decirle algo agradable, puede ser relacionado con lo que se encuentre haciendo, su ropa, su teléfono o exaltando algún atributo de su físico como los ojos o la sonrisa. Puede ser un piropo ameno y sin doble sentido. Demuéstrale que él te ha caído bien e inicia algún tipo de conversación, la cual puede ser sobre el lugar donde se encuentran.

Llegó la hora de hablar más a fondo, y para esto lo más importante es dejar que él lleve el ritmo de la conversación. Presta atención a lo que dice, demuestra que te interesa el diálogo y siempre exalta algún punto de vista dicho por él.

Tócalo… pero no te pases de la línea. Si él sigue a gusto con la conversación, la mirada fija y las sonrisas es momento de dar una calmada y suave palmada en su brazo, quizás solo poner la mano en su antebrazo y volverla a quitar, o si ambos están sentado un sutil roce de piernas. Luego retiras la acción.

Finalmente, sal de su vista. Llegó el momento de decir adiós para dejarlo con ganas de más. Como dicen por allí, “las cosas buenas se hacen desear” y ese es la meta del coqueteo, hacerte notar, buscar que te deseen y de esta manera al final él buscará más de ese momento agradable.

Eso sí, cuando te alejes a mitad de camino devuélvele una mirada, no hay nada más placentero y afirmativo que este último gesto.

¡Esperamos lo pongas en práctica y que te ayuden e a mucho!

¿Quieres unir la experiencia de una app y el coqueteo? ¡Ingresa aquí!

¿Qué piensas?

Déjanos tu comentario sobre el artículo en la parte de abajo y escríbenos a hola@plazadiversa.com si tienes alguna duda o sugerencia.

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales y a visitar nuestra página principal para ver más contenido.